Porci tip #11

“EL MEDIO AMBIENTE EN GRANJAS”

(Segunda parte)

Autor: Dr. Jorge Perea / Coach en Producción

“EL MEDIO AMBIENTE EN GRANJAS”
(Segunda parte).
 
Los sistemas naturales, contemplan elementos tan sencillos como árboles, que generan sombra, retienen humedad, y enfrían el aire al pasar entre ellos, o evitan que se filtre aire congelado, también pueden ser sistemas de ventanas, chimeneas o mufas en los techos, sistemas de cortinas manuales y automáticas, mallas-sombra, entre otras.
Los sistemas mecánicos o automatizados incluyen desde un simple abanico o extractor, hasta software especializado para controlar por completo cada área de la granja desde un smartphone. Incluyen extractores, ventiladores, calefactores, paneles húmedos, aire acondicionado, inlets, bafles, sistemas de túneles, tapetes térmicos, lamparas de calor, sistemas de doble cortina, foggers, goteros entre otros, pueden controlarse con termostatos, sensores y computadoras sencillas hasta sistemas con software sofisticados. 
Todo esto sirve para mejorar el confort de los animales y que estos expresen su máximo potencial.
Comentarios adicionales: 
• Los animales en el proceso de la respiración inhalan aire cargado de oxigeno, y exhalan aire cargado de co2, más humedad, esto quiere decir que, eliminan agua cada vez que respiran, incrementando la humedad del ambiente, si no intercambiamos correctamente la cantidad necesaria de aire.
• Los cerdos pueden sobrevivir y adaptarse a casi cualquier ambiente, los vemos en climas tropicales, y en climas extremadamente fríos.
• El balance incorrecto, y/o la variación exagerada de cualquiera de estos factores en un periodo corto de tiempo, desencadenan enfermedad.
La recomendación:
1. Un profesional del medio ambiente debe elaborar los protocolos para cada área, dependiendo de las características físicas de los edificios, el equipo, la cantidad de animales, los requerimientos, así como el clima
2. La revisión de estos factores debe incluir los aparatos, computadoras o sensores del edificio, los aparatos portátiles para corroborar, y la observación directa de los animales, quienes, con su comportamiento, nos dirán si las medidas funcionan correctamente o no.
3. Antes de culpar a un programa de vacunación, o medicación, revise siempre si sus protocolos de medio ambiente son correctos.