Concentraciones más bajas, mayor calidad

Mundialmente, hay una enorme variación en el número de células espermáticas que son usadas en una dosis de semen. Por el momento vemos una tendencia de usar menos células espermáticas por dosis. Mientras menor sea la concentración, se puede usar de manera más eficiente un centro de IA, y el valor de selección de los sementales activos para IA será mejor. Pero, ¿Cómo podemos garantizar la calidad con menores concentraciones de células espermáticas?

Un buen control de aspectos esenciales de administración es crucial. Las postas de sementales de Topigs Norsvin continúan reduciendo el número de células espermáticas por dosis sin una caída en la fertilidad y con una reducción en la variación en el desempeño de fertilidad. Desde el 2011, Topigs Norsvin usó una concentración de 1.5 billones de células motiles por dosis en Holanda. En el 2014 la concentración fue reducida aún más. La investigación está demostrando que concentraciones de 1.2 billones de células motiles por dosis no afectan la fertilidad en granja.

Producción de semen controlada

Una variedad de medidas de control en la producción de semen en la estación de IA y el uso de semen en la granja han sido investigadas e implementadas. Los sementales son testados intensivamente antes de entrar a las estaciones de IA; los estándares de calidad del semen deben de ser cumplidos y ser estables antes de la entrada. El manejo de los sementales en una posta de sementales es optimizado y se aplica el cuidado individual del semental. Altos niveles de higiene y un bajo uso de antibióticos son aplicados para crear una base sólida para la producción de semen. Mucho esfuerzo es invertido en la evaluación objetiva de la calidad del semen y en mejorar la exactitud y repetibilidad de esta evaluación. El almacenamiento y transporte es efectivo y controlado para reducir el riesgo de daños a las células espermáticas después de su producción.

 

Futuras posibilidades

Desde la perspectiva de Topigs Norsvin, aún no se han alcanzado los limites más bajos en el conteo por dosis de células espermáticas ni los limites más altos en fertilidad. Nosotros esperamos que un conteo de células espermáticas por dosis aún más bajo es posible y el reto permanece en lograr esto de una manera controlada. Las investigaciones continuas en los factores de manejo que influencian la calidad del semen y la fertilidad seguirán siendo vitales para lograr esta meta.